Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

¿Ya conoces la limpieza bucal ultrasónica?

que-es-el-curetaje-dental

En caso que no hayas escuchado o leído anteriormente sobre la limpieza dental profesional, te comentamos rápidamente que se trata de un procedimiento mediante el cual los dentistas buscan eliminar el sarro acumulado en el esmalte dental, buscando así no solo evitar la aparición de enfermedades orales como la caries y la gingivitis, sino de paso lucir una mejor sonrisa.

La explicación anterior es importante, porque la limpieza bucal ultrasónica no es otra cosa sino una variedad de la limpieza dental profesional, la cual cada vez es más solicitada en las clínicas dentales por la gente que decide estar bien informada antes de ir al dentista, como tú.

cavitador-ultrasonico-para-la-limpieza-dentalPara comenzar, aunque el objetivo de esta limpieza es el mismo que el proceso convencional, en la limpieza bucal ultrasónica se utiliza un aparato eléctrico con la capacidad de aplicar vibraciones ultrasónicas, las cuales sirven para eliminar el sarro de los dientes. Mientras las ondas ultrasónicas se encargan de eliminar el sarro, lo que hace el agua expulsada por la misma máquina es quitar los restos de sarro, al mismo tiempo que evita el calentamiento del aparato.

Contrario a lo que quizás pudieras imaginar, esta es no sólo una de las intervenciones orales más sencillas, sino también de las que menos dolor causa. De hecho, el paciente apenas notará las vibraciones y el ruido de las ondas.

Aunque como se comentó se trata de un procedimiento realmente sencillo e indoloro, la limpieza bucal ultrasónica se recomienda mayormente a aquellas personas cuya acumulación de sarro dental sea considerable, recordando que su aparición es consecuencia de no cepillarse los dientes de manera habitual.

Finalmente, otro tipo de personas a las que se recomienda este proceso, es a quienes padecen ya de una enfermedad periodontal, esto debido a que mediante el uso de este aparato será posible erradicar el sarro ubicado debajo de la línea de la encía, utilizando una técnica llamada escalado radicular.