Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

Ventajas del tratamiento de caries con láser

Ventajas-del-tratamiento-de-caries-con-laser

En la actualidad, existen varios métodos para tratar con prácticamente cualquier tipo de problema dental, siendo los tratamientos con láser los más avanzados y como consecuencia, los que más ventajas ofrecen. Los láseres requeridos para cada tipo de problema son distintos. Por ejemplo, para realizar un tratamiento de caries con láser el utilizado recibe el nombre de láser Er:YAG.

Ventajas del tratamiento de caries con láser

Como toda técnica médica que se aprovecha de las características propias de esta tecnología, el tratamiento de caries con láser ofrece muchas ventajas respecto a otro tipo de tratamientos más convencionales, como por ejemplo:

1.- No necesita anestesia local infiltrativa, con lo que de forma automática se elimina no sólo el dolor que esta puede llegar a producir, sino de paso también el temor del paciente a realizarse el tratamiento precisamente por no querer sentir ningún tipo de sufrimiento.

2.- No produce ningún tipo de ruido así como tampoco vibraciones ya sea por las piedras o las fresas que la turbina utilizan. No ruido = no sensación de ansiedad.

3.-  Adiós a las agujas. Con esta tecnología, los anestésicos inyectables son requeridos únicamente en poco menos del 2% de la población. Un sufrimiento menos.

Ventajas de tratamiento con laser
Ventajas de tratamiento con laser

4.- El Frío y el calor volverán al instante. Con otros tratamientos los pacientes pierden toda sensación de temperatura en sus bocas, lo cual puede ser realmente peligroso. Con el tratamiento de caries con láser, estas sensaciones regresarán literalmente en segundos.

5.- Solamente una visita. Gracias a la tecnología láser, el paciente podrá resolver en una sola sesión todos los problemas posteriores que conllevan un tratamiento de caries, ahorrándose así el tiempo y dinero que implicaría tener que volver a visitar el consultorio en repetidas ocasiones.

6.- Cero molestias de vuelta a casa. Adormecimiento, tener que morder una gasa, en fin, el paciente regresa a sus actividades normales como si nunca hubiera ido al dentista, sólo que ahora, ¡sin caries!