Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

Todos los conocemos pero, ¿para qué son los frenos dentales?

Todos-los-conocemos-pero-para-que-son-los-frenos-dentales

Todos (o casi todos) sabemos qué son los frenos dentales o brackets: bandas, alambres y soportes (abrazaderas) que son colocados sobre la dentadura. En la actualidad están disponibles en distintos colores y precios así como en diferentes tipos, algunos que inclusive resultan casi invisibles para los demás.

¿Pero exactamente para qué son los frenos dentales?

Cuando tu dentista te dice que tus dientes están muy “amontonados”, o que simplemente no están alineados de la mejor manera posible, lo más probable es que necesites recurrir a un tratamiento para colocarlos en la posición que deben estar.

Una vez con este diagnóstico realizado, posiblemente tu dentista te recomendará que hagas una cita con el ortodoncista, el dentista con la capacitación clínica adicional necesaria para tratar los males de la maloclusión (la mordida incorrecta), complicación que puede ser resultado de problemas de mandíbula y la irregularidad dental.

El ortodoncista es el único especialista que puede determinar si los frenos dentales son o no la opción más apropiada para ti.

Un aspecto importante que debes saber, es que el tratamiento de ortodoncia no solamente es la colocación de frenos dentales, sino que consiste de tres etapas:

    Frenos dentales
    Frenos dentales
  1. Sucede cuando los aparatos son utilizados para generar espacio en la boca, como por ejemplo los expansores de paladar empleados para expandir el ancho del paldar y las barras linguales para la mandíbula inferior
  2. Llamada etapa correctiva, es aquí cuando los frenillos son colocados (y se responde la pregunta de para qué son los frenos dentales). Los dientes son ajustados y enderezados, al mismo tiempo que las maloclusiones son corregidas durante el tiempo necesario de acuerdo al grado de irregularidad de las piezas dentales
  3. La última y tercera etapa es la de la retención. Se retiran los frenos dentales y los dientes deben ser monitoreados a través del uso de un retenedor, ya sea removible o fijo, además de algunas visitas al año al ortodoncista para conservar la sonrisa alineada

Ahora que ya sabes con mayor precisión para qué son los frenos dentales, lo más recomendable es acudir con tu dentista para que sea él quien determine si debes o no acudir con un ortodoncista para ser evaluado.