Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

Todo lo que debes saber sobre cómo limpiar un cepillo de dientes

Todo-lo-que-debes-saber-sobre-como-limpiar-un-cepillo-de-dientes

Todos sabemos que cepillar los dientes es una parte fundamental para mantener una buena salud bucal. Sin embargo, no todos sabemos cómo limpiar un cepillo de dientes. Y no, enjuagarlo no es suficiente para volver a usarlo, ya que con el uso diario es normal que los cepillos de dientes acumulen en las cerdas no sólo residuos de nuestra boca, sino también de la propia pasta dental.

Si estos residuos no son eliminados, provocan la aparición de bacterias que luego llevamos a la boca y terminan por perjudicar nuestra salud. Sí: el cepillo de dientes con el que nos lavamos los dientes, sino es limpiado correctamente, podría hacernos daño.

Por ello, aquí te presentamos 4 formas eficientes de cómo limpiar un cepillo de dientes, para que tu aliado contra la limpieza bucal no se convierta en tu peor enemigo:

1.- Bien dicen que no es más higiénico quien más limpia, sino quien menos ensucia. Por ello, es importante lavarte las manos con agua tibia y jabón antes y después del cepillado, ayudando así a reducir la transmisión de bacterias desde las manos.

2.- Pon a remojar tu cepillo de dientes en un enjuage bucal antibacteriano para eliminar los gérmenes. Bastará con que agites el cepillo en el líquido durante unos 30 segundos, para que el alcohol se encargue de eliminar la mayoría de microorganismo.

Todo lo que debes saber sobre cómo limpiar un cepillo de dientes
Todo lo que debes saber sobre cómo limpiar un cepillo de dientes

3.- Otra opción es sujetar el cepillo de dientes bajo el agua caliente, lo que ablandará las cerdas haciendo que suelten los residuos. Enseguida debes cambiar a aguar fría al mismo tiempo que frotas las cerdas del cepillo con el pulgar para eliminar cualquier residuo y reafirmar las cerdas.

4.- Otra forma de cómo limpiar un cepillo de dientes, y quizás la más “complicada” de las que aquí te presentamos, consiste en disolver 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio en una taza con agua tibia. Sólo tienes que dejar sumergido el cepillo en esta solución durante toda la noche.