Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

¿Qué hacer en caso de tenerle miedo al dentista?

miedo-al-dentista-por-la-sangre

Sentir temor de visitar al dentista es algo de lo más común del mundo, a pesar de que los fundamentos para ello sean más que nada “mitos” que se han formado a lo largo de los años. Sin embargo, debido a la relevancia que mantener una boca saludable, es importante tratar de eliminar este miedo al dentista.

Para ello, lo primero que debemos tratar de hacer es lo mismo que con todo tipo de miedo: enfrentarlo. De acuerdo a estudios, son tres los principales miedos que la gente suele tener hacia los dentistas: sentir dolor durante la consulta, ser juzgado por su (mala) higiene bucal y estar completamente expuesto y sin control durante el procedimiento.

superando el miedo al dentista
superando el miedo al dentista

Una forma de tratar de acabar con todos este miedo al dentista, es reflexionar y recordar que antes que nada, el dentista es un profesional con años de estudio, por lo que sabe perfectamente cómo debe de actuar ante todo tipo de situaciones que pudieran presentarse, además de que no está ahí para juzgar, sino para ayudarte a, según sea el caso, mantener o mejorar tu salud bucal.

Como segundo paso, debemos encontrar al dentista correcto para nosotros. Y es que al igual que con todas las profesiones y relaciones que tendremos en nuestra vida, no todas las personalidades se ajustan de la mejor manera. Es por ello que es recomendable preguntar a familiares y amigos sobre sus dentistas, para ver si serían una buena opción para nosotros.

Se aconseja realizar llamadas y de ser posible, agendar una cita con el dentista antes de realizar cualquier tipo de procedimiento, esto para que pueda platicar sobre sus temores y lo que busca en un dentista. Si después de esta primera cita usted no se siente agusto, puede seguir buscando hasta encontrar a un dentista con el que sí se sienta bien.

Otras opciones a tomar en cuenta sería “modificar” un poco el tratamiento. Esto es, mientras el dentista realiza su tarea, el paciente podría encontrar formas de ignorar el momento, como por ejemplo escuchando música o algún audio libro, o simplemente tratando de relajar el cuerpo y pensar en otras cosas.

En caso de que el miedo y/o la ansiedad sea mucho, el paciente podría pedirle al dentista que lo mantenga ligeramente sedado durante el procedimiento, de tal forma que a pesar de permanecer despierto, usted se sienta relajado.