Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

Ortodoncia sin brackets: sistema de alineadores invisibles

ortodoncia-sin-brackets-sistema-de-alineadores-invisibles-

Muchas son las personas que necesitan de un tratamiento de ortodoncia, y si este es tu caso, seguramente lo primero que te viene a la mente es que deberás usar brackets que te harán sentir incómodo y tener una sonrisa no muy llamativa. Afortunadamente hoy día existe la ortodoncia sin brackets: sistema de alineadores invisibles, gracias a la cual podrás solucionar tu problema sin que nadie que tú no quieras sepa que estás bajo tratamiento. Suena bastante bien, ¿no?

Primero fueron los brackets de metal por delante de los dientes. Luego llegaron los brackets conformados por una línea bastante fina que cruzaba por toda la dentadura. El siguiente paso fue la ortodoncia lingual, brackets colocados detrás del diente para evitar que los demás notaran su presencia. Hasta este punto el aspecto estético había mejorado considerablemente, pero físicamente el paciente aún sufría de molestias.

Fue aproximadamente en 2008 cuando se popularizó la ortodoncia sin brackets: sistema de alineadores invisibles, el más reciente paso en este tipo de tratamientos.

Este tipo de ortodoncia funciona igual que la tradicional, obteniendo los mismos resultados (la correcta alineación de la dentadura) pero como ya se mencionó, sin que nadie note que estás bajo tratamiento.

muestra para frenos invisibles
muestra para frenos invisibles

En cuanto al proceso se refiere, el primer paso es que el odontólogo realice un estudio sobre la disposición de los dientes de la boca del paciente, para luego mandar los resultados a la empresa que fabricará los alineadores a la medida, los cuales moverán poco a poco los dientes hacia la posición deseada. Este ser de alineadores debe cambiarse aproximadamente dos veces por mes.

Una vez colocados, para su cuidado lo único que debes hacer es mantenerlos limpios y no comer con ellos puestos, es decir que deberás extraer estos alineadores cada que tomes o comas algo.

Todo suena muy bien pero, ¿duele? Para nada. La única molestia que sentirás, será al principio del tratamiento, ya que notarás una especie de presión sobre los dientes, la cual es necesaria para alinearlos de manera perfecta.

La duración del tratamiento depende del nivel de desviación de los dientes, pero éste varía entre uno y dos años.

Finalmente en cuanto al precio se refiere, este depende precisamente de la duración del tratamiento, pero en términos generales se trata de un proceso costoso, no menor a los $25 mil pesos mexicanos.