Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

¿Cómo es la Anestesia bucal?

como-es-la-anestesia-bucal

Indiscutiblemente, una de las razones por las que el 99.99% de las personas duda sobre si ir o no al consultorio dental, es por el temor a que en cuanto el dentista comience a introducir en nuestra boca sus instrumentos de trabajo, comencemos a sentir un dolor insoportable. Y bueno, salvo que seas sadomasoquista esto es completamente normal, porque, ¿a quién le gusta sufrir?

Por fortuna y desde hace muchísimos años existe algo llamado anestesia, la cual no es otra cosa sino una “milagrosa” sustancia química que produce pérdida de la sensibilidad ya sea de todo el cuerpo o de tan sólo una parte, en este caso de la boca.

Sin embargo, con la aplicación de este químico otro temor surge: el dolor del piquete de la anestesia bucal.

Hoy día existen distintos tipos de anestesia bucal, siendo el odontólogo quien se encarga de elegir el más apropiado para cada paciente, basado en su historial y el tipo de procedimiento a practicar.

son-dos-los-tipos-basicos-de-anestesia-bucalPor ello, si padeces de alguna alergia o una enfermedad como la hipertensión o la diabetes, es importante que se lo notifiques al odontólogo.

Comúnmente son dos los tipos básicos de anestesia bucal que se utilizan, divididos por su modo de aplicación. Estos son la anestesia tópica y la infiltrativa.

Encontrad en forma de spray o de gel, la anestesia tópica se usa en la mayoría de los casos sobre las encías, justo antes del pinchazo de la jeringa con la anestesia infiltrativa.

Ahora bien, pasando a la anestesia infiltrativa esta se divide en dos más, siendo nuevamente el especialista quien elige cual es el mejor lugar para aplicar la anestesia infiltrativa, esto de acuerdo principalmente al tipo de procedimiento.

Periapical: esta anestesia solamente adormece el diente sobre el cual se va a trabajar.

Troncular: llamada así, cuando la anestesia actúa sobre el tronco nervioso, adormeciendo todo el cuadrante que rodea al diente a tratar, abarcando encía, diente, lengua, mejilla y labios. El efecto anestésico puede durar incluso más de dos horas. Otra tipo es la anestesia general (también conocida como sedación), la cual es recomendable en niños y personas con problemas de autocontrol o algunas enfermedades. Finalmente está la “anestesia sin dolor”, el cual es un sistema a presión con efectos tan rápidos que el paciente no llega a sentir nada. Esta última anestesia no es aconsejable para todo tipo de tratamientos, debido tanto a sus efectos limitados como a su alto costo.