Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

¿Cómo debe ser su primer cepillo de dientes?

como-debe-ser-su-primer-cepillo-de-dientes

La higiene bucal es algo que debe enseñarse a los niños lo más pronto posible, para que así se convierta rápidamente en un hábito alejándolo lo más posible de problemas dentales en el futuro. Los primeros dientes del niño pueden limpiarse usando únicamente un pequeña trapo o una gasa húmeda. Los dentistas recomiendan que partir del primer año sea cuando los niños comiencen a cepillarse los dientes (con la ayuda de un adulto).

Sin embargo hay cosas importantes que debemos saber sobre los primeros acercamientos de un niño al cepillado, como por ejemplo, cuáles son las características con las que debe cumplir su primer cepillo de dientes.

1.- Las cerdas. Éstas deben tener las puntas redondeas y dispuestas (al menos) en tres filas, y desde luego deben ser suaves. En cuanto al material, es preferible optar por las cerdas sintéticas en vez de las animales, ya que al estar vacías en su interior pueden albergar un gran número de bacterias.

cepillos de dientes de madera
cepillos de dientes de madera

2.- El tamaño del cepillo debe ser pequeño. Esto no es sólo para que el niño pueda agarrarlo más fácilmente, sino también para que se pueda adaptar más fácilmente a la boca del pequeño, así como para poder limpiar máximo un par de dientes al mismo tiempo.

3.- No debe tener un cepillo, sino dos. Uno para usarlo por la mañana y otro por la noche. Los dientes no deben limpiarse con un cepillo húmero (esto aplica para todas las edades), ya que de esta forma las cerdas están demasiado suaves como para funcionar como deben hacerlo. Un cepillo de nailon (el recomendado para el primer cepillo de dientes) tarda todo un día para secarse.

Respecto a qué tan seguido debe ser cambiado, lo ideal es sustituir el cepillo cada dos meses, tiempo en el que no sólo las cerdas seguramente ya se habrán deformado y separado entre ellas, dejando de limpiar como deberían hacerlo, sino que también podrían dañar las encías.