Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

¿Cómo blanquear los dientes Amarillos Rápido?

como-blanquear-los-dientes-amarillos-rapido

Si al igual que le sucede a millones de personas en todo el mundo tu dentadura no es tan blanca como quisieras, te invitamos a seguir estos útiles y fáciles consejos para que tú también sepas cómo blanquear los dientes amarillos rápido y de manera muy sencilla:

Mascarilla de plátano

Para este consejo necesitarás la parte interior de una cáscara de plátano, la cual es rica en minerales como el potasio, el magnesio y el manganeso. Estos minerales son absorbidos por el esmalte de los dientes teniendo efectos de blanqueamiento. Para aplicación se recomienda, tras el cepillado y el uso del hilo dental, pelar un plátano maduro y frotar en tus dientes un trozo de su cáscara interior durante un lapso de dos minutos. Enseguida enjuágate y repite el proceso antes de dormirte.

Gárgaras de vinagre de manzana

El vinagre de manzana diluido le da potencia extra a cualquier pasta de dientes, sin importar la marca, incrementando así su efectividad. Lo ideal es diluirlo en el triple de agua y posteriormente mezclarlo con una pasta de dientes natural y realizar el cepillado como toda la vida.

Mermelada de fresa

Debido a que las fresas tienen ácido málico, resultan perfectas para eliminar de los dientes las manchas ocasionadas por bebidas como el café, el té y el vino tinto. Necesitas moler entre 1 y 2 fresas y agregar una cucharadita de bicarbonato de sodio. Lo que debemos hacer es frotar en los dientes esta mezcla usando un cepillo para niños (ideales para limpiar entre los dientes) durante un período de 5 a 7 minutos. Luego, usamos hilo dental para sacar las semillas de las fresas que se hayan atorado. Es importante no usar este remedio muchas veces, ya que el ácido de la mermelada puede llegar a dañar tus dientes e incluso, hacerlo más susceptibles a las manchas.

Para finalizar con estos consejos sobre cómo blanquear los dientes amarillos rápido no está demás, recordar el uso del cepillo después de cada comida es indispensable. Cepillarnos, aunque sea sin pasta, hace una gran diferencia. Para estos casos, se recomienda usar un cepillo pequeño y desechable